Tag Archives: el pasado no regresa

El pasado.

24 Dic

El pasado mila escalera de puniet

Intento cambiarlo todo, hago y deshago, pensando en que así las cosas irán bien de una vez por todas. Me olvido de que las cosas irán bien cuando yo quiera y no cuando yo cambie. Hay cosas que jamás podré cambiar.

Intento cambiar mi pasado, olvidarlo o simplemente borrarlo de mi vida para siempre. Ese pasado es el que hoy me ha llevado hasta aquí, hasta el punto donde me encuentro.

Un pasado incondicional que no se puede borrar, tachar, olvidar. Una etapa de la vida que te hace crecer, que te hace detenerte y acelerar y que te hace fuerte para seguir adelante.

Hay hechos que, sencillamente, estarán ahí aunque no me gusten. Otros que, en cambio, me perseguirán toda la vida. Personas que he dejado atrás, que han sido importantes por mucho tiempo y que han sido capaces de lastimar cada parte de mi cuerpo y también de mi alma. Aquellas que dejaron un vacío que pensaba sería irreemplazable, y un daño que quizás sería irreparable.

Justo en ese punto donde hoy estoy, sé que saldría de aquel problema, que sería capaz de amar de nuevo y que aceptaría mi pasado tal y como es. Porque hay personas que no han llenado ese vacío pero sí han intentado cubrirlo y se esfuerzan cada día en rellenar esos huecos, en hacerme feliz.

Entonces, descubro que simplemente debo aceptar lo que un día fui y ya no seré, aceptar que hay momentos que jamás se repetirán. Momentos que se crearon por y para el pasado. Y que hay personas que vivieron en mi corazón y nunca volverán. Fuimos fuertes para apreciar y valorar lo que dejaron cuando se marcharon.

Aceptamos que las cosas del pasado forman parte de nuestra experiencia y que aprenderíamos a vivir con eso para siempre, un manual de instrucciones y una clave para ser feliz. Aceptar el pasado y aprender de él. Querer al pasado por lo que aquel día decidí hacer y porque era lo que sentía en ese preciso instante. Sentir el pasado como el pasado porque fui yo quien decidió que fuese pasado y que el pasado no resegrara jamás.

El punto en donde hoy nos encontramos es para sonreir por lo que nos llevamos de aquel lugar, sonreir por lo que quisimos que se quedara allí. Quién sabe si algo regresa de ese sitio. Pero lo que tengo claro es que el pasado no nos define y el pasado se acepta. Algo que estaba preparado para cometer errores y los cometimos, para hacer locuras y las hicimos, para escribir historias y las tenemos. El pasado estaba para ser pasado y lo que soy ahora es por el pasado que yo no decidí. Lo que nos define siempre será nuestro día a día, nuevas oportunidades para hacer las cosas mejor y peor. Así que cuídame bien mientras seas mi presente.