Archivo | Quotes RSS feed for this section

El pasado.

24 Dic

El pasado mila escalera de puniet

Intento cambiarlo todo, hago y deshago, pensando en que así las cosas irán bien de una vez por todas. Me olvido de que las cosas irán bien cuando yo quiera y no cuando yo cambie. Hay cosas que jamás podré cambiar.

Intento cambiar mi pasado, olvidarlo o simplemente borrarlo de mi vida para siempre. Ese pasado es el que hoy me ha llevado hasta aquí, hasta el punto donde me encuentro.

Un pasado incondicional que no se puede borrar, tachar, olvidar. Una etapa de la vida que te hace crecer, que te hace detenerte y acelerar y que te hace fuerte para seguir adelante.

Hay hechos que, sencillamente, estarán ahí aunque no me gusten. Otros que, en cambio, me perseguirán toda la vida. Personas que he dejado atrás, que han sido importantes por mucho tiempo y que han sido capaces de lastimar cada parte de mi cuerpo y también de mi alma. Aquellas que dejaron un vacío que pensaba sería irreemplazable, y un daño que quizás sería irreparable.

Justo en ese punto donde hoy estoy, sé que saldría de aquel problema, que sería capaz de amar de nuevo y que aceptaría mi pasado tal y como es. Porque hay personas que no han llenado ese vacío pero sí han intentado cubrirlo y se esfuerzan cada día en rellenar esos huecos, en hacerme feliz.

Entonces, descubro que simplemente debo aceptar lo que un día fui y ya no seré, aceptar que hay momentos que jamás se repetirán. Momentos que se crearon por y para el pasado. Y que hay personas que vivieron en mi corazón y nunca volverán. Fuimos fuertes para apreciar y valorar lo que dejaron cuando se marcharon.

Aceptamos que las cosas del pasado forman parte de nuestra experiencia y que aprenderíamos a vivir con eso para siempre, un manual de instrucciones y una clave para ser feliz. Aceptar el pasado y aprender de él. Querer al pasado por lo que aquel día decidí hacer y porque era lo que sentía en ese preciso instante. Sentir el pasado como el pasado porque fui yo quien decidió que fuese pasado y que el pasado no resegrara jamás.

El punto en donde hoy nos encontramos es para sonreir por lo que nos llevamos de aquel lugar, sonreir por lo que quisimos que se quedara allí. Quién sabe si algo regresa de ese sitio. Pero lo que tengo claro es que el pasado no nos define y el pasado se acepta. Algo que estaba preparado para cometer errores y los cometimos, para hacer locuras y las hicimos, para escribir historias y las tenemos. El pasado estaba para ser pasado y lo que soy ahora es por el pasado que yo no decidí. Lo que nos define siempre será nuestro día a día, nuevas oportunidades para hacer las cosas mejor y peor. Así que cuídame bien mientras seas mi presente.

Personalidad..estados de ánimo y MODA.

16 Oct

“El traje, el peinado y el maquillaje son los signos más inmediatamente espectaculares de la afirmación del YO”, así lo explica el filósofo y sociólogo Gilles Lipovetsky. La capacidad que tienen de reflejar lo que somos o cómo nos sentimos. El estilo de cada persona a la hora de vestirse para salir a la calle es una invitación en toda regla a conocer su interior, sus pensamientos, sus sentimientos, su forma de ser,… Los humanos nos vestimos inconscientemente y sin saber que llevamos una u otra prenda dependiendo de cómo nos encontramos en ese momento. Es un mundo todo lo que se esconde detrás de un traje.

Si escogemos una persona al azar que vaya andando por la calle, que no nos conociera de nada, podría jugar a descifrar nuestra forma de ser a través de lo que llevamos puesto en ese momento, y seguro que acertaría en la mayoría de las cosas. Es tal la importancia del estilo que tiene cada persona que, por ejemplo, en las entrevistas de trabajo es sumamente importante la forma en la que vistas porque el entrevistador no conoce absolutamente nada de ti y con la ayuda de tu atuendo y el lenguaje no verbal, podrás decirle muchas cosas que no han salido de tu boca. Es una afirmación del YO, como dice Gilles Lipovetsky, en toda regla.

La ropa es un disfraz que nos ayuda a disimular complejos, inseguridades, defectos y millones de cosas que pasan por la mente del ser humano justo antes de vestirse. Jeanne Beker es una famosa columnista de moda, además de diseñadora, escritora, redactora-jefe de varias revistas de moda de Toronto y una gran personalidad de la TV en Canadá. Jeanne habla de la moda como “algo más que lo que llevas puesto, es una actitud, un tipo de estética, y eso es lo que andamos buscando”. Hace referencia a la moda como algo más que un simple vestido material, es algo que nos provoca felicidad o tristeza. Recordemos la célebre frase de Holly Golightly, protagonista de ‘Breakfast at Tiffany’s’, “si ese par de zapatos negros que tienes en el armario te hacen sonreír, valen más de lo que cuestan”. No importa el dinero que cueste cada detalle que llevemos al vestirnos, lo importante es cómo nos hace sentir y que seamos felices con aquellos que no ponemos. La ropa es algo que nos da fuerza o nos la quita, algo con lo que camuflamos lo que realmente llevamos dentro, dice todo de una persona.

Empezamos a llevar la ropa cuando estar desnudos comenzó a darnos vergüenza y desde aquel momento no solo hemos utilizado la vestimenta para taparnos. En la actualidad, todas las mujeres que salen de casa y van a comprarse ropa, solo compran lo que les da confianza en sí mismas, compran lo que les hace mejor cuerpo y con lo que se ven más guapas ocultando así aquella parte de su interior que las limita, cubriendo sus defectos y aquellos sentimientos que las hacen vivir inseguras. “La moda no sólo estaba hecha para embellecer a las mujeres, sino también para darles seguridad y confianza, y permitirles asumirse”, decía Yves Saint Laurent, diseñador y empresario francés del siglo XX y XXI.

Millones de personas de todo el mundo utilizan la moda para esconder y, por el contrario, dar a conocer lo que llevan dentro. Maria Callas fue la mayor diva de la ópera del siglo XX, era una mujer que tenía sobrepeso y a la que le avergonzaba cantar e interpretar en público. Los grandes escenarios de Italia, Francia, Grecia, Londres o EEUU se convirtieron en una pesadilla para ella. Tenía los tobillos hinchados como si se tratase de una continuación de los gemelos y llevaba gafas con cristal grueso. Se movía con torpeza y esfuerzo y la mayoría de las veces sufría mareos debido al sobrepeso. Estaba muy acomplejada con su físico  y se sentía frustrada cuando veía que tenía mucho éxito y no podía vestir ropa de grandes diseñadores como hacían las grandes estrellas del momento.

Su ejemplo de mujer a seguir sería Audrey Hepburn tras haber visto su película ‘Vacaciones en Roma’ y en numerosas ocasiones le diría a su gran consejero Visconti: “Luchino, ¿si tuviera el cuerpo de Audrey Hepburn sería bella?”. Pronto se agotaba físicamente y muchas veces veía el peligro de su futuro si seguía de esta forma. “En octubre de 1954, Maria Callas, tras una primavera y un verano dedicado casi por entero a grabar discos de sus óperas más famosas, actuaba por primera vez en Estados Unidos. Cuando llegó al país para su debut en el Chicago Lyric, la prensa se quedó asombrada ante el aspecto casi irreconocible de la soprano. La ‘nueva’ Callas era una mujer radiante y esbelta que lucía con clase elegantes vestidos entallados de Dior, Givenchy o Balmain”. Así lo explica Cristina Morató, periodista y escritora de Divas Rebeldes, una interesante obra que recoge las biografías de las siete mujeres que marcaron el siglo XX. Entre ellas, se encuentra la de María Callas.

La Callas se sentía segura en el escenario con su nueva ropa, se emocionaba al comprar cada modelo y empezó a interpretar las óperas como jamás lo había hecho. Ya no era torpe cuando se movía y aprendió a disimular las cosas que no le gustaban de sí misma. Le enseñó a todo el mundo quién era María Callas y la fuerza que tenía.

Coco Chanel, a parte de ser una gran diseñadora del siglo XX y haber construido un auténtico imperio de la moda que vivirá eternamente, se convirtió en un personaje muy importante para mí desde hace años. He leído varias biografías de ella y a día de hoy no me canso de seguir conociendo todo lo que esté relacionado con ella. Mi estilo no tiene nada que ver con lo que ella siempre ha defendido y físicamente, soy todo lo contrario a su idea de feminidad. No obstante, es una diseñadora y lo más importante, una persona digna de admirar. Ella siempre dijo “viste vulgar y sólo verán el vestido, viste elegante y verán a la mujer”. Esta es la forma que cada persona tiene de exteriorizar lo que hay dentro de uno mismo, a través del vestido. Dependiendo de la forma y el estilo que tiene cada uno, los que nos rodean ven lo que transmitimos mediante nuestra vestimenta y lo que decimos de nuestra forma de ser y de nuestra personalidad con un simple traje. “La moda pasa de moda pero el estilo jamás”, la ropa es la esencia de la forma de ser de una persona.

 

Espero que os guste..reflexiones y algo más. A David.

No one can beat me. Nuevo y primer tatuaje.

27 Sep

Ya os iré enseñando cómo queda. Espero que os guste!! ❤

 

Si amas lo que tienes, tienes lo que quieres.

25 Jun

Porque muchas veces es mejor no pensar..

25 Jun

Claro y de repente apareces y rompes todos los esquemas que yo había hecho desde que desapareciste. Lo peor de todo es que apareces y esperas que todo lo deje y lo cambie y haga y deshaga a tu antojo y solo para estar contigo. Pero peor aún es que lo consigues y al final siempre terminamos haciendo lo que tú quieres. ¿Y qué pasa si eso no es lo que yo quiero? Qué ocurre si yo no quiero tu maldita inestabilidad que hace que me vuelva loca cada día un poco más.. pero quizás no sea todo lo que parece. Porque me pongo a pensar y eres una de las mejores cosas que me han sucedido en la vida pero también pienso que hay personas que no se merecen ni una primera oportunidad, como tú.

Es que cuando eras dulce conmigo me hiciste pensar que sería así todo el tiempo y nunca ocurrió. Sin embargo, yo siempre fui dulce contigo pero claro, no puedes pensar que seré así todo el tiempo..hasta el chocolate más dulce, expira. Es que a lo mejor ya me has enseñado a jugar y ahora quizás, sé jugar mejor que tú. Y no es por nada pero hay días que me apetecen natillas y otros me apetecen natillas de chocolate dulce de ese que creo que nunca expira. Y tampoco voy a dejar de intentarlo por miedo a equivocarme. Lo cierto es que te tengo ahora y eso es lo que cuenta pero yo quiero estar a tu lado para siempre. No quiero ser esa otra persona que los dos inventamos y que sería por mucho tiempo. No voy a dejar de ser yo misma, simplemente porque sea más fácil ser otra persona. Pero tampoco voy a pedirte que me entiendas porque muchas veces ni yo puedo.

Yo quiero alguien que se preocupe por saber si llegué bien a casa, que me dé los buenos días y también las buenas noches, que se acuerde de mí de Lunes a Domingo porque la semana tiene 7 días, no los que tú quieras. Alguien que me llame porque sí, aunque me mienta..pero que me llame porque sí. Yo no quiero pensar que vas a perder a quien más te quiere y que yo lo único que voy a perder es mi tiempo. Porque tú sabes que puestos a decir, tú pierdes más que yo.

La verdad es que solo porque no me ames como quiero no significa que no me ames con todo tu ser pero si me quieres, quiéreme bien aunque no me quieras mucho. Y luego estamos tan bien y cuando creo tener todas las respuestas, vas tú y haces de las tuyas y me cambias todas las preguntas. Sabes que no quiero necesitarte porque no puedo tenerte pero no te esfuerces en que te necesite porque posiblemente, también lo consigas. No me importa lo que pase, yo estaré contigo, está claro pero si me da por pensar pues es triste ver que has llegado a mi vida solo para irte.

De lo que estoy segura es de que jamás perderé la bonita costumbre de mirarte y cuidarte desde lejos sin que te des cuenta. Nunca es tarde para creer que estamos a tiempo pero ¿y si ya es tarde para mí cuando creas que estamos a tiempo? ¿qué pasará si soy yo la que desaparece y se va para no volver?

Me despierto por la mañana y me sobran ganas de buscarte, de escribirte y de llamarte pero me faltan muchos motivos. Buenos, hay que darle a las personas el mismo valor que ellas nos dan pero nunca sabré qué valor me das tú. Contigo nunca se puede ser feliz del todo, en un minuto estás en el paraíso y después en un infierno. A pesar de todo, sigo pensando que la gente es buena pero cuando creo haber encontrado esa virtud en ti, vuelves a hacer de las tuyas. Ya no sé si eres bueno o malo y cada día pienso más en que lo único que quiero es estar contigo.

A lo mejor soy demasiado exigente, espero demasiado solo porque yo estaría dispuesta a hacer más por ti. Pero si llega el día en el que si me considerabas una más, podrías considerarme una menos..¿qué pasará? Quiero que sepas que hasta la mujer más enamorada se cansa de darlo todo por alguien que no le da nada. Nada es seguro y el corazón también se cansa de esperar, callar e intentar. Mientras tú me descuidas, siempre hay alguien que quiere estar conmigo pero me aburren completamente. El punto es que tú no me aburres pero no eres un entretenimiento….¿me explico, no?

Al final, llega un momento en la vida en el que necesitas detenerte, ver dónde estás, mirar hacia dónde quieres ir y dejar atrás aquello te atrasa pero tú no me atrasas, tú me paras. No haces que avance y tampoco que retroceda, pero haces que las cosas se paren, que el tiempo se pare y que yo no pueda seguir. Y soy muy perfeccionista, me gustan las cosas bien hechas entonces si algo se rompe, lo arreglo, no lo tiro a la basura.

La mayoría de las veces es mejor no pensar porque el problema es que sufrimos más por lo que suponemos que pasa, que por lo que realmente sucede. A lo mejor, nunca llegaré a conquistarte pero estoy segura de que serás mi mejor intento. Algún día te enamorarás de alguien como tú y verás lo difícil que fue para mí hacerte feliz.

Para alcanzar lo que nunca he tenido, tendré que hacer lo que nunca he hecho y puedes estar seguro de que lo haré porque después de todo, solo quiero estar contigo dos veces: ahora y siempre…porque muchas veces es mejor no pensar.

El camino.

1 May

Formas de andar que no entendemos..las formas de andar de las personas que nos importan y las formas de andar de las personas que no nos importan. Andar hacia un lugar, andar sin sentido, andar buscando lo que quieres, andar buscando lo que no quieres, andar hacia ninguna parte…ese es el camino. Es el camino de que?

Nos pasamos toda la vida buscando motivos por los que levantarnos al dia siguiente, el trabajo, los estudios, una fiesta, ver a quien quieres cerca de ti, ir de compras, ir al gimnasio, ir de viaje,…tantas ilusiones que guarda cada persona en su mente. Mas de mil pensamientos que tenemos en la cabeza durante todo un dia hasta que nos dormimos pensando en lo que haremos mañana o en lo que nos gustaria hacer.

Toda la vida inventando excusas para no hacer algo, dormir hasta tarde, no hacernos daño, no sentir, ni mirar lo que no queremos ver, ni escuchar lo que nuestros oidos no quieren escuchar. Momentos que te hacen feliz y otros que te hacen sentir como una autentica mierda.

Como es posible que un maldito camino sea capaz de destruirnos aun sabiendo que debemos pasar por el..?? Camino dificil o facil, tu eliges, solo tu sabes cual es el que debes tomar o el que quieres tomar.. Solo yo se cual es el mio y nadie vendra nunca a enseñarme otro mapa que es el que le gustaria que tomase.. Es duro saber que las personas se hacen mas fuertes y aprenden mas de sus fracasos que de sus victorias..es duro afrontar la vida sabiendo que pondran mil piedras en tu camino para que tropieces..gente que pone en duda hasta de lo que tu mismo estas seguro.. Momentos que nuestro camino nos pone delante y que nos marcan a fuego y otros, en cambio, de los que pasamos por completo y ni siquiera nos paramos a mirarlos y a vivirlos..ignorando que podemos perdernos una gran victoria.

Mi camino me enseño a ser fuerte, a luchar por lo que quiero, a tropezar mas de lo normal para aprender, tambien, mas de lo normal…mi camino, aquel que yo escogi, parecia muy dificil y aun lo es y creo que seguira siendo asi por mucho tiempo..pero me levanto cada vez que caigo y eso para mi es lo mas importante. Me ha enseñado lo que quiero y lo que no quiero en mi vida..donde quiero llegar y que objetivos tengo..me ha enseñado tantas cosas..

Ese es el camino hacia la felicidad o todo lo contrario..pero nunca olvido que tengo que pasar por el y que solo de mi depende que sea el que me guie a ser feliz..

Ya me advirtieron: las cosas seran dificiles si quieres llegar tan alto..pero quien sabia si seria capaz o no? Lo esencial es querer algo, que te sobren las ganas de conseguir lo que quieres y a mi…a mi me sobran..cada segundo que pasa de mi vida..y lo tengo claro.
Y lo que mas claro tengo es que vine a este mundo para ser feliz, no para ser normal. Soy diferente..pero todos lo somos. Los caminos dificiles siempre nos llevan a las cosas mas deseadas y a las mejores..si es verdad que lo que mas trabajo nos cuesta, luego nos satisface mas. Debemos esforzarnos dia a dia, con paciencia y fe en nosotros mismos y siendo fieles a lo que nos importa, a las cosas y personas que nos hacen felices y a lo que queremos. Nadie te conoce mejor que tu, que tu mismo. Y las cosas no seras faciles algunas veces..y posiblemente, nos hundiremos pero esa es la vida y yo no se tu..pero yo no pienso sentarme y esperar que todo pase..porque esperando sentado, solo pasa el tiempo. Y dejando pasar el tiempo, nos perdemos lo mejor de nuestro camino..lo mejor de nuestra vida.

Busca tu camino y marca cada paso que das por si tienes que retroceder y empezar de nuevo, pero siempre para seguir adelante…que en la vida en un segundo estas en el paraiso y en otro en el infierno.

Qué buena reflexión..

16 Feb

Odio las medias verdades. Me fijo en todos los detalles que componen a una persona de las que ni siquiera ella misma se había percatado. Cuesta que calen en mí, pero si lo haces, ten por seguro que vendería mi alma solo por darte lo mejor. No me gusta decir te quiero. Me cuesta reconocer mis malas actitudes. Me desilusiono demasiado pronto. Soy optimista hasta lo extremo, sin embargo el pesimismo me vence. Me puede la inercia de no hacer nada. Las películas de libros nunca me gustaron. Digo todo lo que pienso pero no pienso todo lo que digo. Amo los zapatos. Los reflejos de las cosas en el agua, cuando ves la misma imagen pero del revés, como dos mundos inversos. Creo firmemente en la afirmación de que los amigos se cuentan con los dedos de las manos, y sí, mis amigas son las mejores, como piensa todo el mundo de las suyas, pero las mías lo son de verdad. Soy demasiado sincera. No me gustan los grandes gestos oportunos, soy más del pequeño detalle de una conversación perezosa. Soy realmente cabezota. Cuando quiero algo doy cuerpo y alma por conseguirlo, hasta que destruida recojo los cachitos que me quedan y vuelve a reconstruirme, siempre diferente de como era antes. Me percato de las cosas rápido, pero tardo tiempo en asimilarías. Las derrotas para mí son un medio de aprendizaje, no suelo hundirme en ellas, siempre salgo victoriosa sea de una manera o de otra. Todo me hace reír, y mis carcajadas suelen ser bastante escandalosas. Odio hasta lo imposible mi voz de pito. El nueve es mi numero preferido. Y mi color preferido el de tus ojos. Me encanta cantar canciones susurradas con letras significativas. Leer es mi mejor afición. Odio esperar, algo que con seguridad no vale realmente la pena. Pues algo que es tuyo siempre irá a ti legítimamente. Me encanta mirarme en todas y cada una de las superficies reflectantes, pero no por ello soy una narcisista. Una de las ilusiones de mi vida es montarme en uno de esos autobuses que enseñan Sevilla, con la persona a la que quiero, para llenar en un solo dia miles de sitios con recuerdos. Odio darme cuenta de que estoy respirando y preocuparme de la respiración. Puede parecer que no, pero soy realmente insegura, mis inseguridades son la culpa de mucha de mis actitudes negativas. Soy partidaria de las caricias que curen arañazos. También de los perdones sin palabras. Y de aferrarme a un clavo que no arda para no lamentarme luego de las quemaduras. 7 Pounds. Me he dado cuenta de que elegir es la peor palabra del mundo. Seguida de cerca por la desconfianza. Mi peor momento del día es cuando tengo que levantarme de ese refugio llamado cama. Amo el momento antes de despertar de los sueños, ese torbellino de sensaciones no comparable a ninguna otra sensación del mundo. La luna siempre me ha parecido una carita sonriente, algo realmente precioso. Vivo en busca de la felicidad. Yo, solo soy, una gran contradicción. Odio lo que me hace estar bien, amo lo que jamás alcanzaré.